MOOD PARA LOS RETOS

Momentos retadores

Ha sido una tendencia que las personas comience a tener hábitos saludables, mente limpia, nos rodeamos de agradecimiento, queremos hacer las cosas que nos gustan y/o dedicamos tiempo a lo que nos apasiona, pero: ¿qué pasa cuando el viento no sopla a favor y parece que llegan retos que se ven imposibles de lograr?

Los retos forman parte de la vida y de nuestra etapa de evolución como se los he dicho en videos y artículos anteriores, es parte de nuestro crecimiento personal cuando se presentan.  Puede ser porque elegimos tener un nuevo negocio, relación, un proceso financiero, posición estratégica o cambio de trabajo; todo aquello requiere ser abordado con buena cara para seguir adelante. Pero si a esos retos le sumamos que los enfrentamos cuando debemos tener buena actitud con jefe, manejar la comunicación adecuada con  colegas o subordinados, ser un ejemplar, controlar inteligencia emocional, más toda una serie de competencias o habilidades que se piden en el trabajo para conseguir ese proyecto, posición, sueldo o meta, es cuando la cosa se comienza a ver compleja.

 

Algunas veces elegimos culpar a otros y victimizarnos de la situación que nos pasan, poniendo el foco en lo que está afuera, sin identificar que estamos dejando de hacer para que eso cambie. Tener esa postura lleva a no aprender ni avanzar, logrando únicamente que las competencias o habilidades sigan sin ser resueltas.

 

Los retos no dejarán de pasarte porque pongas una buena cara y sonrías a su llegada, lo sé, pero si te harán enfrentarlos de mejor manera si cambias el pensamiento. Por ello es que traigo estas 6 claves para momentos retadores:

 

1. Acéptalo: 

Sea cual sea tu reto, existe un 99% de probabilidad que lo logres si se encuentra en tus manos llevarlo a cabo y estás dispuesto a tirar el “imposible” o “no podré”, si te sirve de algo, alguien en tú lugar ya lo logró y en algún sitio alguien está en esa misma circunstancia o reto; cuestionar y observar el “cómo encontrar la solución” en lugar de victimizar y rechazar lo que sucede, ayudará a que encontrar la salida a tu situación.

 

2. Investiga e infórmate: 

Ahora tenemos muchas fuentes de información, artículos, libros, tutoriales, podcast enfocados al sector profesional, cada año tenemos mayor fuente de información que nos da pie a solucionar nuestros problemas laborales de manera ágil y no ahogarnos en un vaso de agua. Lee y da pie a ver cómo encontrar respuestas a tu reto.

 

3. Nada es imposible: 

Al abrir tu mente puedes ver posibilidades del “cómo sí solucionar tu reto”, la frase famosa de “lo creían imposible porque nadie lo hizo antes”, es totalmente real y puede ser tu caso. Técnicamente hay solución a todo reto y si te está llegando a ti, abre tu mente. De esto te hablo en mi video de “etapas del cambio”

 

4. Cambia el discurso: 

Qué tal que en lugar de decirte que, “no va a funcionar, no podrás, alguien te está haciendo esta maldad, seguro te lo hicieron para…” buscas darle otro contexto y das pie al que esta circunstancia que vives te llevará a forjar tus habilidades, carácter y hacerte mejor en tu trabajo para que logres dar el salto a eso que siempre aspiraste. Este es punto es clave para ver si estás listo para ese puesto, sueldo y proyecto que no te han delegado. ¿Qué actitud pones a tu reto al pensar eso?

 

5. Consulta a la experiencia: 

Este punto lo marco casi siempre en mis herramientas, pues para mi es una fuente clave acudir a la gente que admiro, ese líder o persona a seguir que funge el rol de mentor de vida; pídele ideas, cómo solucionaría ese reto y qué te sugiere bajo su experiencia para dar el salto. No trates de resolverlo todo por ti mismo(a), hay mucha gente dispuesta a compartir su conocimiento para hacerte más ligero el camino.

 

6. Lo que te choca, te checa: 

Y esta es la clave para solucionar toda circunstancia, si tú le pones resistencia al reto, ahí permanecerá; si le pones energía negativa al obstáculo, lo que te será devuelto es la misma energía que envías; así como si crees que el otro es cerrado, no hay apertura y escucha poco, deberás cuestionarte que tan cerrado eres tú o tu escucha o tu apertura.  Deja de culpar y decir que todo es una casualidad, que el otro es responsable y comienza a ser una persona que elige la energía que atrae y requiere para lograr sus objetivos.

 

Controlar tu mente da pie a que se controle tu emoción, aunque parezca imposible, en mi programa de Cumple tus Promesas hablo de la manera en la que la emoción está conectada con tu con razón; y sí, puedes controlar la situación si empoderas a tu mente para que eso suceda.

 

Te invito a que te cuestiones: ¿cómo me voy a sentir al haber logrado este reto? ¿cómo me daré cuenta que estoy próximo a llegar a mi meta?

 

Si te sientes estancado en cualquier etapa puedes escribirnos a [email protected] recuerda que este camino es mejor si se tiene la oportunidad de recorrerlo en comunidad.

 

 

Descarga gratis el EBOOK

"3 miedos que te limitan a vivir la vida que tanto quieres"

Envíamelo